Cargando el contenido...

2020-03-23    15:31:12

LITORAL: Tinta fresca

El inicio del mal, en la novela No de Ricardo Chávez Castañeda

Si aceptamos que nada surge por generación espontánea, entonces se puede buscar el origen de todo. Así como al hombre actual se le puede rastrear sus inicios en el australopitecus, en los primates y más atrás, la situación de violencia que se vive en la actualidad debe tener un primer momento. Bajo esta premisa y con base a una experiencia cercana, el autor Ricardo Chávez Castañeda (Ciudad de México, 1961), escribió su novela No, que acaba de aparecer en el mundo literario.

      En charla con Litoral, Chávez Castañeda, autor al que suele ubicársele a la Generación del Crack, quien estudió Psicología en la UNAM y escritura en la Sogem, explicó la génesis de su obra y de temas que se pueden desprender de la trama, todo con el fin de encontrar el origen del México en el que estamos viviendo. Dice que esta novela tiene como detonante la muerte en los años 80 de una joven de 15, secuestrada y asesinada en el Estado de México, hecho que a su juicio se puede entender como el inicio del feminicidio que se da todos los días en el país y tuvo una de sus épocas más terribles en los años 90, en Ciudad Juárez, Chihuahua.

      Acota que se trata, sin embargo, de una ficción apoyada en lo que fue la leyenda de la Combi Blanca en el Estado de México, de la que entonces se decía que secuestraba a personas que luego eran encontradas sin vida, y que para él era eso, una leyenda, hasta que ocurrió con un primo suyo, que fue secuestrado y pudo sobrevivir al asesinato, pero no su novia. Entonces este tipo de cosas pasaba con hombres y mujeres, recuerda, si bien en su mayoría a las segundas, pero ahora absolutamente casi todas son mujeres, añade.

      Es una novela, subraya, escrita en la actualidad sobre los feminicidios, pero que se remite a los años 80, cuando, de acuerdo con él, empezó este problema, que es llevado a cabo por hombres en contra de las mujeres.

      Se debe buscar el origen de las cosas para conocer las consecuencias y entender lo que ocurre desde hace 40 años. En el caso que detona su novela está lo que llama la mala humanidad, la maldad que surge de las personas, la gratuidad de la violencia, que siempre ha existido, pero ahora ya ha escalado al asesinato pasando por la tortura. En todas las personas existe, pero en general no todos la desarrollan hasta el grado de agredir a otros, por lo que el planteamiento que hace en No es para que los seres humanos nos miremos al espejo y entendamos quienes somos realmente.

 

Reconocer para evitar

Si ese grado de maldad la ejerció un hombre, puede ocurrir con otros, de ahí la importancia de reconocerla para poder evitarla. Se transgreden los principios morales y éticos, y si a eso se suma que muchos de los hombres que actualmente cometen esos actos atroces consumen drogas, más fácil es sobrepasar los límites de lo que conocemos como lo humano.

      Otro punto son los rituales de los delincuentes, de la violencia desatada por el narcotráfico, que para pertenecer a una de esas bandas se pide a quienes ingresan cometer un asesinato de manera gratuita, como una demostración de que merece pertenecer a la banda delincuencial.

 

Una propuesta

La salida a esta situación corresponde exclusivamente al género masculino y dejar de pensar en primera persona, hacerlo como grupo, que cada uno vea que hay una parte de responsabilidad que le toca como género y desde ese punto partir, empezar bajo un nuevo signo. Un segundo paso es dejar a un lado la negación, a decir “yo no lo hago y no lo haría”, y un tercero aceptar que se trata de una acción de los hombres que está afectando a las mujeres y en general a la humanidad.

      El autor puso como el ejemplo la lucha que todos unidos libran en estos momentos contra el COVID-19 para de la misma manera unirse y acabar con este fenómeno social. Debería ser, pues, una estrategia común.

Si se pudiera crear una nueva generación de hombres sería la solución, pero seguimos heredando prácticas, costumbres, patrones de vida que dan continuidad al problema; se debe romper esa cadena, porque de esa forma es como se puede mantener viva la esperanza.




NTX/RML/LIT19


8