Cargando el contenido...

2020-04-05    14:36:32

LITORAL: In memóriam

Saul Bellow, mirada sobre el hombre

Humanista en el más amplio sentido de la palabra, creyente y defensor de los valores más altos del ser humano; entusiasta de las ideas anticapitalistas y socialistas, así como reconocido en 1976 con el Premio Nobel de Literatura en reconocimiento a una obra en la que se combinan “la compresión humana y el análisis sutil de la cultura contemporánea", el escritor estadounidense Saul Bellow murió hace 15 años, el 5 de abril de 2005 en Norfolk, Massachusetts.

      De su producción literaria sobresalen sus títulos Carpe Diem (1956), Las aventuras de Augie March (1953) y Herzog (1964), y en su totalidad su escritura pasa por el tamiz que coloca al hombre, su existencia y su problemática, en el centro de todo, para así apuntar el dedo hacía la deshumanización que permea a las sociedades, esa individualidad, egoísmo, consumismo y materialismo que domina la vida, aspectos en los que aparentemente el hombre encontrará las respuestas que busca y que tienen su mayor expresión en Estados Unidos.

      En su literatura llama a las personas a conocerse como realmente son, porque sólo el arte puede penetrar en esos rincones a los que no cualquiera se atreve a voltear: el orgullo, la pasión, la inteligencia y la aparente realidad.

      Solomon Bellow, su nombre real, nació el 10 de junio de 1915 en Lachine, Montreal, en el seno de una familia de origen lituano que había migrado a Canadá. Cuando tenía nueve años, mudó con sus padres a Chicago, Estados Unidos, donde estudió en la universidad de Northwestern y en la de Illinois, para posteriormente impartir clases en diversas instituciones de educación superior, de literatura y de antropología.

      En los años 40 aparecieron sus primeras obras, entre ellas Dangling Man (1944) y La víctima (1947), pero sería hasta la aparición de Las aventuras de Augie March (1953) cuando empezó el reconocimiento a su obra e incluso le valió para obtener el National Book Award. Así, mantuvo el impulso literario para publicar nuevos trabajos, entre ellos Henderson, el rey de la lluvia (1959), y sería hasta 1964 que publicaría Herzog, novela que es considerada por muchos como su más depurado trabajo. Se trata de un retrato irónico y sarcástico del hombre actual, plasmado en el personaje central: Moses Herzog.

      Esta obra le habría de abrir el camino al Nobel de Literatura de 1976, pero antes publicaría los títulos Las memorias de Mosby (1968), El planeta del señor Sambler (1970) y El legado de Humboldt (1975), producción a la que siguieron Jerusalén, ida y vuelta (no ficción, 1976), El diciembre del decano (1982), El hombre que hablaba demasiado (1985) y Son más los que mueren de desamor (1987). Su última novela publicada en vida es Ravelstein (2000).

      Durante la Segunda Guerra Mundial participó en la marina mercante y por su obra literaria, en 1976 también recibió el Premio Pulitzer, el más prestigioso que se entrega en Estados Unidos. Fue nombrado miembro de la Academia Estadunidense de las Artes y las Ciencias e impartió clases en las universidades de Princeton, Nueva York, Chicago y Puerto Rico.

      De su vida personal, habrá que decir que se casó cinco veces, matrimonios en los que procreó a tres hijos y a una niña, a la cual tuvo cuando ya contaba con 84 años de edad. Saul Bellow murió el 5 de abril de 2005.




NTX/RML/LIT19


27