Cargando el contenido...

2020-05-10    10:31:51

LITORAL: Voz original

Mujeres artistas realizan doble esfuerzo para dar a conocer su trabajo

Para la poeta y pintora tsotsil María Concepción Bautista Vázquez no hay duda: la mujer creadora debe esforzarse el doble para que sus creaciones salgan a la luz y se les difunda, pues de por sí son pocos los recursos y los espacios para que se den a conocer los trabajos de los creadores indígenas, en el caso de las escritoras y artistas plásticas se cierran aún más la posibilidades, lo que significa el incumplimiento de igualdad de oportunidades que todos los seres humanos deben tener.

      Al hablar con Litoral de su faceta artística, la creadora nacida en la zona de Los Altos de Chiapas explicó que en su trabajo aborda temáticas como la cosmovisión indígena, la naturaleza y la espiritualidad, pero también lo hace con la problemática de la mujer, porque su interés es lograr que sea un sector de la población más visibilizado y por ser ella misma mujer, lo que significa que esta problemática le atañe.

      Subraya que en el ámbito artístico la mujer enfrenta más barreras para exponer su trabajo, realizan un mayor esfuerzo para eso, porque existen pocos espacios para mostrarlo, e incluso en ellos no hay equidad. Por ejemplo, hay más publicaciones de autores hombres que de mujeres, lo que desde su punto de vista cae en una situación de aislamiento hacia ellas y de violencia hacia sus derechos humanos de expresarse artísticamente y gozar de actividades culturales, esto desde los dos puntos de vista: como creadoras y receptoras.

      Aunque los recursos públicos destinados a las publicaciones literarias en general son limitados, apunta, todavía es menor el presupuesto destinado a las letras en lenguas originarias, siendo menores todavía los que llegan a las escritoras, por lo que hizo un pronunciamiento para que las autoridades hagan mejoras en el tema, pues existe calidad en lo que hacen las y los creadores.

      Indica que la situación que enfrentan las mujeres escritoras y pintoras se explica por el problema estructural de machismo que existe en la sociedad mexicana y a la carga histórica y estructural que son las bases de la discriminación hacia los pobladores de las comunidades originarias.

      Esta limitación que se registra en el goce de los derechos culturales a los que todos los sectores de la sociedad y todos los individuos tienen, se manifiesta en concreto en el cierre de puertas a quienes escriben o realizan obras de arte. Así, este problema de discriminación por asunto de género y por situación racial sigue presente en nuestra sociedad; podrá ser sutil, pero está vigente, subraya.

      De ahí su llamado a favor de abrir espacios para la expresión artísticas y fortalecer la participación de las mujeres en ellos, así como en el mejoramiento de conocimientos que sobre el tema que ellas deben tener, la capacitación.

      Uno de los derechos que tienen los individuos en cualquier sociedad es a innovar y recibir servicios culturales, a tener y gozar de su propia cultura, y es una obligación de las instituciones elaborar y aplicar políticas que atiendan estas garantías, porque las acciones emprendidas hasta ahora para resolver esta problemática no han sido suficientes. De solucionar esta situación, dice, la creatividad indígena participaría como un activo más del arte universal, y desafortunadamente todavía no es así.

      Una acción básica que se debe emprender es que las nuevas generaciones, es decir los infantes y jóvenes indígenas, tengan una educación en su propia lengua, con lo que sin duda se fortalecerían las culturas originarias y sus idiomas, evitando su desaparición, problema que por hoy parece ser paulatino e inevitable.

      Anota que la opción de abrir publicaciones digitales exclusivas para la literatura indígena, que desde ahí se difunda su palabra, no es una solución viable, porque la mayoría de las comunidades de este tipo carecen de servicios de internet para que puedan disfrutar las creaciones en sus lenguas, e incluso en muchas de ellas ni siquiera existe el servicio de luz y hasta de vías de comunicación, a lo que se suma el analfabetismo existente, o que quienes sí reciben educación escolarizada, no la tienen en sus lenguas. En el fondo, es una muestra de la desigualdad existente a la que se enfrentan los pueblos indígenas, y más las mujeres, finaliza.




NTX/RML/LIT19


20