Cargando el contenido...

2020-02-09    13:38:00

LITORAL: Atrapasueños

Los beneficios de la lectura en niñas y niños

Que en México se requiere mejorar el hábito de la lectura es tan claro como que esa práctica debe fomentarse desde la primera etapa de la vida. Incluso hay expertos que han establecido que leer a quien todavía se encuentra en el vientre de la madre es un motivante del interés de tener un libro entre las manos y vivir las aventuras que este objeto contiene en su interior, además que establece un lazo con quien realiza esta actividad con él antes de que nazca.

      En general los expertos y las instituciones educativos, así como organizaciones dedicadas a fomentar la lectura, coinciden en que este hábito es benéfico entre las personas por múltiples razones, y en el país es cada vez más necesario establecer medidas para incentivar la lectura, pues una de las más recientes estadísticas sobre el tema, realizada por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), reveló que en los últimos cinco años el índice de lectura disminuyó, al pasar de 84.2 por ciento en 2015 a 74.8 en 2019, siendo la falta de tiempo la razón 47 por ciento de los encuestados y el desinterés para 21 puntos porcentuales.

      Instituciones internacionales y nacionales han aceptado que en la actualidad la lectura se desarrolla en formatos ya conocidos como revistas, periódicos y libros en papel, así como en nuevas plataformas como páginas en internet, teléfonos celulares y otros medios electrónicos como los aparatos de lectura de libros conocidos como eBooks.

      De acuerdo con la Organización de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef), “la lectura desde temprana edad genera grandes beneficios en los niños y niñas: promueve la capacidad de expresión oral y escrita, aumenta el vocabulario, estimula la imaginación, así como experiencias emocionales desarrollando la empatía, y los prepara positivamente para el rendimiento escolar futuro”.

      Por su parte, un estudio dado a conocer en 2016 por la Comisión de Bibliotecas y Asuntos Editoriales del Senado de la República, con el tema del fomento de la lectura entre los niños y niñas, indica que este hábito “ayuda al desarrollo del lenguaje y el lenguaje es el reflejo de la estructura del pensamiento, es soporte de nuestra concepción del mundo y vehículo para su expresión”.

      Estudios realizados por organismos mundiales, instituciones especializadas, centros de investigación y universidades establecen que la lectura tiene como primer beneficio la activación cerebral, seguido del desarrollo de las habilidades lingüísticas, entre ellas la de facilidad para una rica expresión y comunicación con los otros. Adquisición de nuevas palabras, formas de expresión y estructuras gramaticales y semánticas también forman parte de los beneficios.

      Otro factor positivo de la lectura es que es un vehículo de gozo, impulsa la creatividad y la imaginación de los niños, al proporcionarles vivencias que les hace viajar a sitios llenos de aventuras y misterios por resolver. Igualmente, incrementa las capacidades de atención, concentración y la permanencia en una misma actividad, a la par de la capacidad de memorización y de relatar historias.

      Al potenciar la curiosidad de los menores, le despierta el interés por descubrir nuevos conocimientos y nuevos mundos creados por la imaginación, les incrementa la inquietud por adquirir nuevos temas, con lo que obtienen una fuente de la que brota un nuevo interés por aprender mayor curiosidad. De la misma forma, la actividad lectora trasmite valores y posibilita la empatía, al aprender de las historias o aventuras de que vive el personaje de un cuento o novela en cuyo papel llega a colocarse y reconocer y aceptar su forma de pensar y de actuar.

      De esta forma, los niños y las niñas también multiplican su capacidad de asociación y la curiosidad despertada puede llevarles en un futuro a interesarse por llevar a cabo trabajos de investigación o científicos, y en general a cualquier actividad que signifique la adquisición de nuevos conocimientos estructurados.

      Los expertos han identificado que la lectura desde la etapa infantil son un factor que beneficia su salud mental y emocional, creándoles estabilidad en ambos factores propios del ser humano. Esta actividad que funciona a la manera de un gimnasio cerebral es muy favorable para el desarrollo de una forma de pensar con claridad, ya que el leer una historia adquieren la posibilidad de seguir una estructura que tiene un principio, un desarrollo y su consecuente desenlace.

      Por último, recomiendan que la lectura sobre todo debe fomentarse en la primera etapa de la vida, porque es cuando el cerebro tiene una mayor elasticidad y plasticidad, por lo que las consecuencias serán mejores para esa misma edad y las posteriores.

 




NTX/RML/LIT19


17